Copyright © Gruta del Aguzou 2004
Contactarnos
Mapa del sitio
Página creada el: 15/09/04
Ud. está aquí: Índice > Antecedentes de la protección > Medidas de protección
HISTORIA Y CULTURA
La toma de conciencia

La firme voluntad de proteger el agua, aunque aún imperfecta en su aplicación, y la de conservar en su estado actual los espacios sensibles, se materializó después de escandalosas e irreversibles degradaciones cometidas en su mayor parte por ignorancia, aunque a veces voluntariamente, tanto para pillar con un objetivo comercial como por puro vandalismo.

Visiones diferentes

Los debates que tuvieron lugar sobre el tema fueron apasionados. Algunos eran partidarios de una autodisciplina en las exploraciones y visitas y otros defendían una total libertad de exploración (congreso de la Federación Francesa de Espeleología de Thonon en 1978).

Las distintas posiciones revelaban la existencia de una cultura espeleológica propia del lugar en el cual cada uno había evolucionado y en particular de su región. Este condicionamiento conducía a percepciones diferentes según que las exploraciones se llevaran a cabo en grutas poco frágiles, en la montaña o en regiones de meseta.

Esta impresición fue poco beneficiosa para el medio subterráneo y se llegaron a considerar ciertos acondicionamientos de sólido hormigón y metales como ejemplos de buena protección. Si la colonización de los espacios vírgenes fue en una época un emblema del pensamiento occidental, esta "humanización" del subsuelo parece ser su prolongación.

Medidas de promoción

La Comisión de Protección de las Grutas de la F.F.S. comenzó una campaña de promoción a nivel nacional a partir de los años 70: desplegables, afiches sobre la protección de formaciones, aguas subterráneas y biotopo, pasantías, visitas pedagógicas a grutas protegidas, publicación en 1989 de un número temático de Spélunca sobre la protección de las cuevas y del medio kárstico, participación voluntaria en la protección de los murciélagos y de los yacimientos arqueológicos subterráneos.

Técnicas de protección

La Federación Francesa imparte enseñanza sobre cómo evitar que las grutas se ensucien. Recomienda ciertas soluciones prácticas, como por ejemplo delimitar la marcha con ayuda de cintas de color, quitarse las botas cuando se corre demasiado riesgo de ensuciar el suelo o desplegar al caminar una tela plástica delante suyo para preservar las formaciones del suelo.

Lo mismo ocurre con la limpieza y la restauración de las formaciones, para las que se han elaborado múltiples técnicas que se utilizan hoy con éxito; numerosos clubes se han convertido en verdaderos expertos en este tema.

Estudios de impacto

Se han llevado a cabo diversos estudios sobre el impacto de la presencia humana bajo tierra. Se analizan en ellos todos los factores que pueden modificar el clima interno de las grutas e incidir sobre el proceso de formación, las pinturas rupestres y el biotopo.

Un mejor reconocimiento

A solicitud de la F.F.S., o con su acuerdo, se tomaron medidas en los años 80 para que las grutas notables fueran declararadas yacimientos naturales o monumentos históricos. Estas cavidades contienen los principales elementos científicos que han de mantenerse intactos, sobre todo en lo que se refiere al proceso de formación, a la prehistoria y a la arqueología.

Un mejor reconocimiento

Estas medidas son eficaces, pero se requieren aún ciertas mejoras, particularmente en lo que se refiere a la torpeza administrativa, a los medios que han de utilizarse, así como a la modernización de los textos reglamentarios necesarios para cubrir las situaciones nuevas.

Por ejemplo, ciertos espeleólogos desubridores sienten una profunda injusticia cuando un propietario de la tierra o el Estado los aparta de sus propios descubrimientos en nombre del solo principio de la propiedad privada. La función del espeleólogo debe necesariamente ser reconocida puesto que en 90% de los casos él es el autor del descubrimiento.

El futuro de las grutas

Defender el patrimonio subterráneo es una necesidad absoluta. El futuro de la espeleología depende de ello y a ella nos aferramos porque revela al mundo un patrimonio extraordinariamente rico que no cesa de acrecentarse.

Las proposiciones de la Federación Francesa de Espeleología son claras y sin ambigüedad: la protección del karst es una prioridad. Existen suficientes grutas no sensibles en Francia como para responder a los distintos tipos de espeleología. Por el contrario, es imperativo proteger aquéllas que lo merecen.

 

Texto de Claude VIALA, Presidente de la Federación Francesa de Espeleología de 1996 a 1999.

Extracto de "Spelunca Memorias", n°23, año 1997.

Francés I Inglés I Español I Alemán I Neerlandés I Italiano