Copyright © Gruta del Aguzou 2004
Contactarnos
Mapa del sitio
Página creada el: 15/09/04
Ud. está aquí: Índice > El medio subterráneo
DESCRIPCIÓN GENERAL
Presentación

El medio subterráneo es uno de los ecosistemas terrestres más vastos del planeta. Está constituido por cavidades en los macizos calcáreos y además por refugios subterráneos cavados por el ser humano, antiguas minas, desprendimientos y tubos de lava o del material intersticial de los cursos de agua. Cuando se habla de grutas, es preciso diferenciar entre el medio subterráneo en su conjunto y el karst en particular.

El karst

El origen de la palabra viene de una región calcárea de Eslovenia denominada Karst. Es el conjunto de los vacíos cavados en las rocas calcáreas, de los que se conocen ciertos aspectos cuando son penetrables. Bajo la acción combinada del agua, el gas carbónico y el tiempo, las calizas han ido dando nacimiento a una estructura organizada y jerarquizada de fisuras, galerías y salas.

El patrimonio subterráneo

Contrariamente al entorno natural exterior, donde la vegetación, en presencia de condiciones de vida mínimas, se regenera anualmente, el medio kárstico alberga un patrimonio que se ha ido constituyendo a un ritmo milenario. Especialmente estable, este entorno tiene la propiedad de restituir, en un estado de conservación extraordinario, tanto las creaciones de nuestros más alejados antepasados, los vestigios de una fauna cuaternaria (osos de las cavernas, mamuts, bisontes...) o incluso terciaria, como las formaciones que fueron evolucionando poco a poco hasta convertirse en parte integrante del paisaje.

Las formaciones o espeleotemas

Las formaciones de las grutas surgen del depósito de materiales transportados en estado disuelto a través de la masa rocosa y son el resultado de la acción del agua y el gas carbónico sobre una formación soluble, la caliza. De estas reacciones nacen los depósitos cristalinos, la calcita, el aragonito o el yeso que, en función de las distintas fuerzas a las cuales se someten, toman la forma de estalactitas, estalagmitas, columnas, etc.

Interés científico

El estudio del fenómeno de la formación en las grutas sigue siendo un ámbito relativamente virgen para la ciencia. Sólo se han abordado aspectos muy limitados del karst, dejando en la sombra sectores enteros de investigación. Su estudio requiere métodos indirectos, complejos y costosos que han desalentado a muchos investigadores, a pesar del gran interés mineralógico, geoquímico o paléoclimatico que este entorno respresenta. De hecho, una formación o espeleotema constituye un registro natural de los datos medioambientales que presidieron su nacimiento y, luego, su conservación. Una formación es la memoria climática de la Tierra desde hace cientos de miles de años.

Un patrimonio frágil

Este patrimonio, excepcional, es de una fragilidad sin par. Tanto las modificaciones del medio ambiente como la contaminación vinculada a la presencia del hombre, ya sea directa (rastros de pasos, tropezones...) como indirecta (efectos de su metabolismo), ponen en peligro la conservación del medio kárstico. La importante frecuentación desde hace algunos años de los espacios subterráneos, a veces víctimas de degradaciones, voluntarias o no, hacen de la protección de las grutas y de su contenido una tarea difícil pero de capital importancia.

 

 

Texto elaborado en gran parte por Michel Bakalowicz, HydroSciences Montpellier, Francia

Francés I Inglés I Español I Alemán I Neerlandés I Italiano